RSS

Noam Chomsky y la globalización

04 Jun

Noam Chomsky

En las últimas décadas, el fenómeno de la globalización se ha convertido en uno de los problemas más cruciales de nuestra época. Existen muy numerosos libros acerca de la globalización, muchos de ellos contradictorios por sus conclusiones. También se han publicado numerosas definiciones acerca de la globalización, pero quizás la más esencial es la que la considera como la forma actual en la que se manifiesta el capitalismo. Aunque el fenómeno de la mundialización de la economía apunta ya hacia la globalización, no abarca al fenómeno en su totalidad. La mundialización se comenzaba a dar ya a mediados del siglo XIX, hasta el punto de que ya en 1848, Marx y Engels, en su famoso Manifiesto Comunista, preveían las consecuencias internacionales que iba a tener tal fenómeno como consecuencia de la creciente internacionalización de las fuerzas productivas.

En los libros editados sobre la globalización —cada vez más numerosos— y en muy diversas conferencias, se dan abundantes apologistas de la globalización y también numerosos analistas fuertemente críticos de la misma. Uno de los más críticos es el célebre lingüista norteamericano Noam Chomsky. Un análisis global del pensamiento de Chomsky sobre la globalización, lo ha realizado el economista Jeremy Fox, profesor de lengua de la UEA de Norwich. Jeremy Fox es muy conocido debido a sus numerosas publicaciones sobre los acontecimientos actuales y a las formas en que el capitalismo mundial utiliza los medios de comunicación para que sigamos comportándonos como se espera.

Jeremy Fox comienza su obra Chomsky y la globalización (Gedisa, 2004) situando política y científicamente a Chomsky:

Noam Chomsky ocupa una posición privilegiada como representante de una perspectiva de izquierda sobre la globalización y el nuevo orden mundial. Chomsky es muy conocido y prolífico escritor de libros, artículos y cartas. También imparte numerosas conferencias, de modo que es fácil encontrar información sobre sus opiniones. En cuanto a su labor de investigación, Chomsky es conocido como el «Einstein de la lingüística moderna», y despierta una admiración casi universal entre sus colegas. Pero como comentarista en temas políticos y sociales, suscita sentimientos encontrados. Sin embargo, desde nuestro punto de vista, las cualidades que probablemente le resultan más útiles a un comentarista de la globalización sean la amenidad, un conocimiento profundo del tema y el sentido común.

En realidad, tal y como Chomsky suele evidenciar, Estados Unidos no cree en absoluto en el libre comercio aplicado a él, sino aplicado sólo a países no occidentales. Es decir, impone mundialmente lo que EE UU. no practica. Los líderes mundiales, cuyas industrias y comercios han protegido ampliamente a su industria y agricultura, imponen el libre comercio a los países pobres. Es la típica «ley del embudo.

En cuestiones de política exterior, Chomsky suele referirse al alto nivel de adoctrinamiento que se da en su país, lo cual provoca que muchas personas, especialmente del sector culto, no reaccionen contra políticas neoliberales que las perjudican gravemente. El objetivo básico de la globalización económica, es globalizar toda la economía mundial, y puesto que EE UU. es el país más rico del planeta y controla la economía mundial, con el apoyo de sus organismos satélites (el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio) ello significa que la economía mundial está siendo inexorablemente adaptada para amoldarse a los inversores y a los empresarios de los EE UU. Según reconoce Will Hutton, en sus conversaciones con Anthony Giddens (En el límite: la vida en el capitalismo global. Tusquets Editores, 2001), «lo que quiere decir […] es que la América liberal está entre la espada y la pared; que los neoconservadores están en auge y han sido implacables en la persecución de sus intereses, moldeando la globalización según los intereses de Estados Unidos».

Hutton y Giddens también precisan que «El capitalismo global se está volviendo más duro y feroz. En un mundo globalizado se considera correcto y adecuado que los ganadores amasen una enorme fortuna, mientras que los perdedores viven en la miseria. Puesto que el sistema económico mundial está basado en los beneficios, la desigualdad es algo normal, natural y deseable. El 70% de la actividad económica mundial es mera especulación y en los búnkeres donde se amasan enormes fortunas no se produce nada». Es decir, nada excepto riqueza para los privilegiados.

El argumento habitual a favor del libre comercio liberalizado es que éste conducirá a un aumento generalizado de los niveles de vida. La experiencia ha demostrado que, con la apertura de los mercados comerciales y financieros, los inversores y empresarios han ganado mucho más dinero, pero gran parte de los países más pobres han sido las víctimas de un descenso pronunciado de sus niveles de vida.

Según precisa Noam Chomsky,

«Para la mayor parte de la población, incluso en un país tan rico como EE.UU., los sueldos se han estancado o han descendido a lo largo de los últimos 25 años, mientras que el horario y la inseguridad laboral han crecido mucho. La economía mundial ha descendido en el mismo periodo de tiempo (de forma considerable) para una gran parte de la población mundial, las condiciones son horrorosas y a menudo se deterioran, y lo que es más importante, la correlación entre el crecimiento económico y el bienestar social que a menudo se ha dado (por ejemplo, durante la posguerra o la preliberalización ) se ha truncado.

Incluso en los EE UU, el 20% de la población vivía en un estado de pobreza posmoderna en 1998, cuando se publicó el libro de William Finnnegan, Cold New World:

Aunque la economía nacional ha ido creciendo, las perspectivas económicas de la mayoría de los estadounidenses han ido menguando. Para la inmensa mayoría de los trabajadores norteamericanos, los salarios reales por hora han descendido mucho en los últimos 25 años. Lo que el triunfalismo de los textos empresariales estadounidenses ignora es el aterrador crecimiento de los empleos con sueldos bajos. Este crecimiento ha permitido que un 30% de ellos no gane lo suficiente para sacar a su familia de la pobreza.

.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

4 Respuestas a “Noam Chomsky y la globalización

  1. Herrgoldmundo

    4 de junio de 2015 at 11:56

    Se señala en el artículo una “obviedad” que el español medio no consigue ver, o no quiere ver:

    “…la América liberal está entre la espada y la pared; que los neoconservadores están en auge y han sido implacables en la persecución de sus intereses, moldeando la globalización según los intereses de Estados Unidos».

    A ver cuándo espabila el español medio y entiende que no es lo mismo liberalismo que neoconservadurismo, ni filosofía liberal o libertaria (anarcoliberal o socioliberal) que capitalismo económico puro y duro.

    Cuando en EEUU la misma esencia del auténtico liberalismo corre peligro, es para echarse a temblar. El mundo se está polarizando, obligándonos a elegir, falsa ilusión de alternativas mediante, entre neoconservadurismo o nefasto neocomunismo.
    Mal vamos…

    Un saludo.

    Me gusta

     
    • José Antonio Serrano Segura

      4 de junio de 2015 at 17:07

      Gracias por el comentario, tan acertado en esa puntualización. Cuando menciono ese falso liberalismo, suelo, según el ámbito, emplear ‘neoliberalismo’, ‘falso liberalismo’, ‘conservadurismo’ o ‘neoconsevadurismo’, ‘conservadurismo seudoliberal’… En fin, también en los EE UU la palabra ‘liberal’ tiene el sentido peyorativo inverso al que tiene aquí.

      Me gusta

       
  2. santiago6692

    4 de junio de 2015 at 23:04

    Ya lo sentenciaron Marx y Engels en 2 obras que se complementan perfectamente, y no hablo de otras sino de “El Capital” y “El Manifiesto Comunista”.
    Las políticas de desarrollo del mundo moderno están tan pervertidas que todos trabajamos para el beneficio de un propio país que solo busca abastecer sus intereses y acrecentar -no se hasta dónde más- su capital. En contexto de los 2 libros anteriormente citados, vivimos bajo un sistema de economía en función de una sola forma, y todos somos esos obreros, transformados en mercancía con valor de uso y de cambio según los “avances” e intereses de las élites de un solo país; las consecuencias están bien descritas en “El Manifiesto Comunista”.
    El legado del mundo, tal y como va; solo tiene una bandera…

    No comprendo por qué repetiste tanto los mismo durante todo el texto. Parece que se te hubiera pegado varias veces cuando lo trasladaste del lugar en donde lo escribiste. De cualquier forma gracias por el artículo, por tu opinión y por dejarnos este escritor -del cual quedo interesado y pasaré a leer sus textos-.

    Un saludo y gracias por hacerme pensar.

    Me gusta

     
  3. José Antonio Serrano Segura

    5 de junio de 2015 at 10:54

    Muchas gracias, Santiago, por su aportación y por haberme indicado la repetición. Efectivamente primero lo edito en un documento y después lo paso a html antes de publicarlo. En algún momento, al pasarlo al editor de la página debí haber copiado lo mismo dos veces.

    Me gusta

     

Puede dejar aquí un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: