RSS

Archivo de la etiqueta: Crucero de verano

A vueltas con Truman Capote

Releo la entrevista de Lawrence Grobel con Truman Capote (Conversaciones íntimas con Truman Capote, Anagrama, Barcelona). Íntimas las llama Grobel —y el adjetivo me resulta tremendamente molesto y con un punto “paparazzi” que, sin embargo, no existe en el prodigioso diálogo—. Algunas de las cosas de las que se hablan —la seguridad en el talento propio mezclada con cierto rencor por el éxito de los mediocres— me recuerdan a otros diálogos en los que el entrevistador parece insistir, sin lograrlo, en colocarse a la altura de su “invitado”. Cada uno en su terreno es lo más parecido a un genio. El éxito de ambos, sencillamente no es comparable, con lo que tampoco puede compararse su rencor. Pero está ahí.

La entrevista, particularmente interesante, pueden leerla aquí.

Truman Capote en la contraportada de 'Otras voces, otros ámbitos'

Truman Capote en la contraportada de la primera edición de  Otras voces, otros ámbitos

Dicen que las luces de su temprana fama y éxito lo obnubilaron. Cuentan que después de contribuir a abrir un camino importante en la forma de abordar y escribir periodismo él se extravió. Aseguran que Truman Capote vivió más del pasado y de la promesa de futuro que del presente que vivía.

Yo creo que siempre fue —mejor, quiso ser—  aquel niño nacido hace 90 años en Nueva Orleans, el 30 de septiembre de 1924, que jugaba solo mientras anhelaba que alguien apareciera para invitarlo a jugar: él a ellos o ellos a él. Es entonces cuando sus sentidos aprenden a ver y a escuchar el mundo, a escudriñar la vida, el alma humana, y a buscar o imaginar diferentes salidas a lo que todos ven a primer golpe de vista.

Truman Capote: A sangre fría

A sangre fría

Capote no inventó el llamado Nuevo periodismo, pero sí contribuyó a su divulgación, incluso bautizo, y fama con obras como A sangre fría (un libro que lo marcó toda su vida, para bien y para mal). Tampoco inventó la forma de hacer perfiles de personajes ilustres o retratos de hechos o personas poco conocidas, pero sí aportó y renovó la mirada sobre la vida que merece ser contada.

Sus piezas no inauguraron la unión de periodismo y literatura, pero sin duda creó un estilo y señaló vías por donde los periodistas podían entrar sin miedo. Enseñó, y ese es tal vez su principal legado, e invitó a mirar por un prisma la realidad, a perder el miedo a la hora de concebir una historia y de escribirla.

Pero hoy más que del periodismo Capote quiero hablar de algo que me gusta abordar y explorar en todos los creadores: ir a sus orígenes, rastrear las huellas, en este caso de su escritura. Me gusta ir a aquel o aquellos momentos donde reside lo que habrá de ser el autor, donde palpita la promesa del creador futuro. Por eso recuerdo hoy dos obras: Crucero de verano, su primera novela escrita con 19 años (1943) y desaparecida y encontrada a comienzos de este siglo; y Otras voces, otros ámbitos, su segunda novela escrita con 23 años (1948), aunque siempre figuró como su ópera prima, y que desde su presentación obtuvo la admiración de crítica y público.

Read the rest of this entry »

 

Etiquetas: , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: